Inscrivez-vous pour recevoir les actualités

Miguel A. Loinaz – El papel de la Unión Internacional de Abogados en el siglo XXI

La Unión Internacional de Abogados (UIA) tiene como objetivo fundamental promover y defender los principios esenciales de la profesión de abogado en el mundo: la independencia y la libertad en el ejercicio de la profesión. Su presidente, Miguel A. Loinaz, explica qué estrategias siguen para alcanzar dicho objetivo.

¿ Qué es la Unión Internacional de Abogados y cuáles son las funciones que desempeña?
La Unión Internacional de Abogados (UIA) es una institución abierta a todos los abogados del mundo. La organización, cuya sede está en París, ocupa, desde su creación en 1927, un lugar único entre las asociaciones profesionales de abogados por su carácter internacional, multicultural y plurilingüe. Desde hace 80 años la UIA es una de las asociaciones más importantes y activas en derechos humanos y de defensa de los abogados, cualquiera que sea su origen, credo o país de residencia. Estas características hacen de la UIA una asociación diferente. Si tuviera que resumir el objetivo fundamental de la asociación diría que tiene por meta principal promover los principios esenciales de la profesión de abogado en el mundo, prestando especial atención a los temas de independencia y libertad. Por esta razón denunciamos asiduamente aquellos obstáculos que impiden el buen funcionamiento de la justicia y de los colegios de abogados legalmente constituidos. Hablamos de nuestra preocupación por la “defensa de la defensa”, es decir, por el derecho de todo abogado de ejercer su profesión con total libertad e independencia, protegido de cualquier obstáculo, intimidación, acoso o injerencia en sus funciones profesionales. En síntesis, la UIA tiene por objetivo, con independencia de toda consideración política o confesional, promover, en interés del justiciable, los principios esenciales de la profesión de abogado en el mundo, especialmente la independencia y la libertad, e impulsar el desarrollo de la ciencia jurídica en todos los ámbitos, así como facilitar la formación de los abogados y demás profesionales del Derecho. Asimismo, pretende contribuir al establecimiento de un orden jurídico internacional basado en el principio de justicia entre las naciones, por el Derecho y por la paz.

¿Cuál es la influencia de la UIA en organizaciones internacionales como la ONU y la Unión Europea?
La UIA es una organización que posee un estatus consultivo especial ante las Naciones Unidas y el Consejo de Europa y está representada en las principales sedes de las Naciones Unidas (Nueva York, Ginebra y Viena). Además ocupa un escaño en el Consejo Consultivo del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia. Asimismo, seguimos atentamente la evolución de la justicia penal internacional, teniendo en cuenta nuestra condición de miembro del Consejo Consultivo ante dos de los tribunales penales internacionales, y también por la estrecha colaboración que mantenemos con la Corte Penal Internacional. Entre otras muchas intervenciones, recuerdo que en 2011 la UIA envió una delegación a Túnez tras las revueltas árabes para ofrecer todo el apoyo a los abogados tunecinos a favor de la revolución. Más recientemente, la UIA ha organizado talleres de capacitación para abogados por solicitud de la Asociación de Abogados del Kurdistán en Erbil, Iraq, y ha llevado a cabo misiones de mediación en Guinea Ecuatorial y en República Democrática del Congo

¿Qué representación tiene la UIA en América Latina?
Cada vez son más los abogados del subcontinente que se integran a la UIA, y para El papel de la Unión Internacional de Abogados en el siglo XXI Diana Reyes ENTREVISTA mí, como latinoamericano, siempre es una buena noticia la incorporación de colegas de nuestra querida América Latina. De hecho, es mi deseo que su presencia sea cada vez más importante y éste es un tema al que esta presidencia está prestando mucha atención.

¿Qué ventajas representa para un abogado mexicano ser miembro de este organismo?
Un abogado es un abogado en cualquier rincón del planeta. Vivimos en un mundo de entornos cambiantes y este año, por ejemplo, colocaremos el tema de los problemas migratorios en la agenda del Congreso de Valencia. En este sentido, ¿se imagina lo valioso que será el aporte de la abogacía mexicana con experiencia en el tema? La justicia mexicana —como la del resto de los países del área— busca transitar por el camino de la independencia; busca que los poderes ejecutivos respeten los dictámenes de la justicia. Entonces yo le pregunto: ¿qué mejor que recorrer el camino con el respaldo de una comunidad de juristas internacionales? Esto también tiene que ver con el tema de la “defensa de la defensa” o, si le parece mejor, con quién defiende a los que defienden.

Usted es el primer uruguayo en asumir el cargo como presidente de la UIA. ¿Qué representa esta designación?
Venir del país más pequeño de América del Sur para estar al frente de la UIA, como resultado de la decisión de sus miembros, es, antes que nada, una responsabilidad y, por supuesto, un motivo de orgullo. Sin embargo, aunque Uruguay sea el país más pequeño de América del Sur hay uruguayos ocupando posiciones de liderazgo en empresas y organismos multilaterales en todo el mundo. Creo que esto está relacionado con la tradición de mi país. Tengo claro que cuando el plenario de la UIA me honró con su elección como presidente, también estaban eligiendo al país al que represento.

A un año de ocupar el cargo, ¿cuáles han sido los retos más importantes que ha enfrentado?
Presidir la UIA supone —en pocas palabras— la responsabilidad de representar a todos los abogados del mundo. Pero que quede claro que es un mundo que a menudo es difícil para los abogados. Porque los abogados no son únicamente aquellos de los grandes bufetes que aparecen en las películas de Hollywood. Hemos recorrido miles de kilómetros de un extremo a otro del planeta para ocuparnos de situaciones especiales por las que atraviesan los abogados. A tal punto que durante esta gestión estamos proponiendo el reconocimiento, por parte de Naciones Unidas, del Día Internacional del Abogado en Peligro, como una forma de sensibilizar a la comunidad internacional sobre los problemas y los riesgos que corren muchos colegas por el solo hecho de ejercer su profesión. Necesitaríamos varias páginas de esta prestigiosa publicación para reseñar las actividades que estamos llevando a cabo

¿Qué estrategias se han fijado para consolidar el desarrollo profesional de los miembros de la UIA?
La estrategia se mantiene a lo largo de la historia de la UIA y está relacionada con la preocupación de la formación continua. La UIA actualmente tiene más de 40 comisiones permanentes y grupos que producen trabajos regulares y documentos científicos que se transforman en referencia para los organismos internacionales. Organiza más de 25 reuniones técnicas temáticas y seminarios y cursos de formación específica cada año. Asimismo, tiene un evento principal, que es su congreso anual, el cual actualmente reúne a más de un millar de abogados de 70 países y en el que se eligen sus autoridades. Este año el “La justicia mexicana –como la del resto de los países del área– busca transitar por el camino de la independencia; busca que los poderes ejecutivos respeten los dictámenes de la justicia” congreso se realizará en Valencia y uno de los ejes principales de la convocatoria será uno de los grandes problemas de nuestro tiempo: las migraciones. Hay algo que tiene que ver con las características de la UIA que no debemos olvidar, y es que es una asociación pluricultural y multilingüe. En consecuencia, imagínese usted la riqueza que eso supone y la ingeniería que hay que desarrollar para dirigir ese universo diverso. Los cambiantes entornos mundiales también han incidido en el trabajo de los abogados. Nuevas legislaciones y cambios en los ordenamientos jurídicos, sumados a la utilización de las nuevas tecnologías, son parte importante de la evolución constante de la estrategia de desarrollo profesional. De todos modos insisto en que las normas y los valores fundamentales de la profesión no conocen fronteras y que las diferencias en los sistemas jurídicos no constituyen un obstáculo para la universalidad de la función del abogado. Pueden cambiar los escenarios, los tribunales y los hombres… pero la pasión, para nosotros, es la misma hoy que en los tiempos de Atenas.

¿Cuáles son los proyectos que aún faltan por consolidar?
Sin perder de vista los objetivos fundacionales de la UIA, yo diría que la organización se adapta constantemente a la dinámica del cambio. Establecemos una agenda para cada año sin perder de vista la actualidad con el objetivo de actuar rápidamente ante una situación que ponga en peligro a un abogado. Como le decía antes, este año hemos dedicado parte de la agenda a los temas migratorios y a la relación que existe entre el deporte y las marcas, por ejemplo. Pero siempre sin descuidar los acontecimientos coyunturales que ocupan la atención de la comunidad internacional. A modo de ejemplo podría decirle que estamos trabajando con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), con la finalidad de abordar el tema de la libertad de expresión y la persecución a los periodistas. Defender el derecho a la libertad de expresión es defender uno de los derechos fundamentales del hombre en estos tiempos en los cuales la palabra viaja a una velocidad increíble, y no olvidemos que la palabra a menudo es el transporte en el que viaja la denuncia.

En su opinión, ¿en qué consiste el arte de la vocación por la justicia?
A mí me gusta decir que los abogados tenemos la profesión más bella del mundo. En definitiva, creo que somos la última trinchera de la libertad y por eso creo que es una profesión a la que hay que cuidar. No sabemos hoy en día qué exigencias planteará la profesión en el futuro a aquellos que hoy comienzan la carrera. ¿Cómo afectará a la profesión la era digital, por ejemplo? ¿Qué consecuencias tendrá sobre valores fundamentales de la abogacía como son la independencia y el secreto profesional? Lo que sí sabemos es que debemos estar atentos para cumplir con nuestra 52 El Mundo del Abogado / Octubre 2015 Diana Reyes ENTREVISTA responsabilidad de mejorar el sistema jurídico internacional para garantizar una convivencia más justa.

¿Cuáles son los principales riesgos que enfrenta la abogacía en Latinoamérica?
Lamentablemente muchos. En Latinoamérica hay, por ejemplo, abogados que ponen en peligro su vida y la de sus familias por el solo hecho de ejercer la profesión. He tenido la oportunidad de reunirme con abogados colombianos que deben desplazarse todos los días en un vehículo blindado y custodiados por guardaespaldas. En otros países del subcontinente es muy común incluso confundir los roles e identificar al abogado con su defendido o con la causa que defiende. Pero estas situaciones, y muchas otras, se repiten en otras regiones del mundo y me llevan a insistir con aquello de “la defensa de la defensa”, como le decía anteriormente. En materia de riesgos, yo le diría que no existe una regionalización para los abogados. Para nosotros, una vida es una vida, y en esto poco importa el color del pasaporte.

Finalmente, ¿cómo vislumbra el panorama jurídico en los próximos años?
Si usted me pregunta por el panorama de las administraciones de justicia, yo le diría que la principal preocupación seguirá siendo la lucha por la independencia. Como le dije al principio, la independencia del Poder Judicial debe seguir siendo el norte de la preocupación de los sistemas administradores de justicia. Los abogados también tenemos la responsabilidad de realizar aportes al sistema jurídico internacional para garantizar una convivencia más justa. Nosotros, desde la UIA, seguiremos con la clara misión de escuchar a los abogados y sus problemas en todo el mundo, defendiendo el derecho que todos ellos tienen de poder ejercer su profesión con total libertad e independencia, protegidos de cualquier obstá- culo, intimidación, acoso o injerencia en sus funciones profesionales, ya que creemos que si hay una asociación que debe estar vigilante en este sentido, ésa es nuestra querida Unión Internacional de Abogados.

Los abogados: la última trinchera de la libertad
Si continuamos mejorando a la comunidad legal, estaremos defendiendo el futuro de la profesión y contribuyendo a la afirmación de la democracia. Porque nuestro mundo atraviesa hoy una de las peores crisis de su historia, y ¿quién —sino nosotros— tiene la responsabilidad de realizar sus aportes al sistema jurídico internacional para garantizar una convivencia más justa? Aportes que debemos realizar teniendo en cuenta la economía real, la evolución asimétrica de los Estados y las nuevas regulaciones y reformas de los sistemas para que no deriven en nuevos episodios de autoritarismo. Lo he dicho en más de una ocasión y quiero repetirlo porque así lo siento: estoy convencido de que los abogados constituimos la última trinchera de la libertad. Las nuevas tecnologías de la información han terminado con las fronteras y hoy la palabra viaja casi en tiempo real por el mundo entero. Y junto con la palabra viaja la denuncia que cobra fuerza con la comunicación. Por esta razón, amigos, defender la palabra es defender la denuncia. Sobre todo la de aquellos a los que no se les permite hablar en voz muy alta. Defender la palabra es, también, una buena parte del camino en la lucha contra la manipulación. La Unión Internacional de Abogados ha hecho escuchar su voz, ha defendido a los abogados y lo seguirá haciendo en cada lugar del planeta en el que se violen los derechos insoslayables. Vengo del país más pequeño de América del Sur y traigo un sueño para compartirlo con ustedes. Y quiero —deliberadamente— terminar estas palabras con el concepto que quise compartirles en la asamblea en la cual les pedía su voto. En aquella oportunidad les solicite su confianza para trabajar de manera que la señora de ojos vendados con la espada y la balanza nos dedicara una sonrisa desde su pedestal en algún tribunal. Hoy, frente a esta asamblea, vuelvo a decir que si logramos esa sonrisa, fue porque esa señora nos estará diciendo que entendimos claramente que no es lo mismo “vivir” de esta profesión, que “honrar” esta profesión que un día abrazamos con pasión. En la “era del expediente electrónico, la virtualidad y hasta la deshumanización”, reciban todos este abrazo “humano” y “comprometido” de un hombre que desde aquí quiere agradecer a la vida el privilegio que le ha concedido de ser abogado. Extracto del discurso de asunción de Miguel A. Loinaz en el Congreso de la Unión Internacional de Abogados celebrado en Florencia.

Fuente: elmundodelabogado.com Revista digital

Nuestras oficinas

ALS cuenta con su oficina central en Montevideo, contando también con una oficina en Zona Franca y otra en la ciudad de Punta del Este. En 2014 ALS inauguró una sucursal en Paris, Francia, y en Argentina, Brasil y Paraguay, el estudio mantiene con otros estudios y profesionales redes operativas que le permiten abordar trámites regionales con absoluta solvencia.

Montevideo

Soriano 1124
C.P.: 11100
Montevideo, Uruguay
Tel.: (598) 2 900 97 30/33

Punta del Este

Av. Gorlero y Calle 30
Galería Santos Dupont L.12
Punta del este, Uruguay
Tel.: (+598) 4243 80 72

Zonamerica

Edificio Aduanas
Ruta 8 Km 17.500
Montevideo, Uruguay
Tel: (+598) 2518 29 12

París

18 rue de Bievre
París 75005
Francia
Tel: (+33) 648 50 75 71

¿Tienes una consulta para nosotros?

Te invitamos a contactarte con nosotros en cualquiera de nuestras
oficinas y por medio de nuestro formulario de contacto.